top of page

Desarollo de las competencias del equipo de trabajo


Las competencias son aquellas habilidades que determinan la capacidad de una persona para realizar ciertas funciones. Hablando a nivel de equipo de trabajo, resulta indispensable asegurarse de que sus integrantes posean las competencias necesarias para satisfacer las necesidades de la organización y del proyecto a desarrollar.



Al momento de conformar un equipo, es necesario identificar los distintos roles y las habilidades específicas que se requieren para cada uno de ellos. Posteriormente, se debe evaluar a cada miembro y, de acuerdo a sus habilidades, determinar quién es más adecuado para desarrollar cada actividad.



Mientras que algunas competencias son inherentes a la personalidad y otras más se adquieren con la experiencia, también es posible obtenerlas a través de un proceso formal de educación y capacitación.



Es importante evaluar las competencias de los empleados de manera regular, no solo aquellas que son necesarias para el presente, sino también las habilidades que la empresa podría requerir en un futuro. La situación generada por el COVID-19 es un claro ejemplo de cómo contar con equipos con habilidades especiales para enfrentar crisis o adaptarse fácilmente a los cambios logró mantener a muchas empresas a flote, y les permitió hacer cambios rápidos y efectivos para ajustarse a esta nueva realidad.



Habilidades para enfrentar los cambios que trajo el COVID-19



Ante la pandemia por COVID-19, muchas empresas debieron redefinir sus estrategias de trabajo y modelo de negocio, con el fin de adaptarse a los cambios generados por las medidas de distanciamiento social. De la noche a la mañana, fue necesario adaptar sistemas de trabajo a distancia y apoyarse en la tecnología para satisfacer las nuevas demandas de sus clientes.



Los equipos de trabajo resilientes, sin miedo al cambio y con habilidades digitales tuvieron menos problemas para adaptarse y supieron cómo aportar valor a la sociedad.



Antes de que el mundo se enfrentara a esta situación, McKinsey & Company predijo que para 2030 el 14% de la fuerza laboral tendría que adquirir nuevas habilidades digitales. Hoy, con la pandemia por COVID-19 esta necesidad se ha vuelto más urgente.



Competencias para una nueva realidad



Las empresas deben diseñar hoy una estrategia para desarrollar habilidades en su fuerza laboral que les ayude a enfrentar el futuro.



El primer paso es identificar las habilidades particulares que requiere la empresa para el proceso de recuperación, así como los cambios en actividades, la cantidad y tipo de personas necesarias para desarrollarlas. Estas competencias también deben estar pensadas en función de las demandas y necesidades de los clientes.



Es importante identificar brechas y trabajar en habilidades cognitivas superiores, digitales, emocionales, sociales, de adaptabilidad y resiliencia.



Se viven momentos complicados, sin embargo, las empresas no deberían recortar presupuestos en capacitación, ya que, según Mckinsey & Company, la crisis actual requerirá un cambio de habilidades mayor al necesario en la crisis financiera del 2008.



Las crisis pasadas nos han enseñado que las empresas deben actuar cuanto antes para desarrollar competencias indispensables para la recuperación. La pandemia solamente ha acelerado un proceso de digitalización de las dinámicas laborales que ya se perfilaba como inminente ante la transformación digital.

Texto por: Ana Paula Cuervo y Luis Valladares

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page